La inversión de tiempo y dinero en marcas personales y corporativas es una inteligente decisión para emprendedores y empresarios

Actualmente tanto las marcas personales como las corporativas no se centran netamente en ofrecer las bondades de un producto, en cambio se esfuerzan por brindar la mejor experiencia a los consumidores de esos productos.

Ya no se trata de enumerar un listado con las ventajas de determinadas marcas, el principal objetivo es conectar con el cliente a través del llamado Storytelling.

El Storytelling es una herramienta que ha cobrado fuerza en los últimos años, empleándola para contar algo en particular con lo cual el resto se sienta identificado.

Un ejemplo clásico podría ser el de una de las cadenas de comida más grandes a nivel mundial que no es otra que McDonalds, esta corporación no tiene como objetivo principal la venta de hamburguesas. Su principal propósito se centra en brindar sonrisas y buenos momentos al publico infantil en primera instancia, ofreciéndoles una coreografía de colores, juguetes, y juegos.

En el proceso de inversión de la marca corporativa o personal también intervienen otros elementos como la composición gráfica, la visión, la misión, y los valores que acompañan esa iniciativa.

Con la evolución y la nueva era es necesario utilizar las plataformas de forma efectiva para el posicionamiento y expansión de las marcas, por ello es importante la penetración de nuevas tecnologías como el Facebook y el Instagram, además de la construcción de una pagina web, base de datos en la cual se generarán los cierres de negocios reales para algunos emprendimientos.

En cuanto a la estética al momento de la construcción de una marca es ideal tener en cuenta el uso de colores cálidos o fríos, formas, ondas, y texturas.

Todo lo anteriormente expuesto representa un cúmulo de herramientas aplicables al momento de emprender marcas personales o corporativas. Llevando el proceso con sumo cuidado y estableciendo algunas metas y estrategias para que ese mensaje pueda impactar al publico objetivo se podrán generar ganancias tanto económicas como de posicionamiento.

El paso número uno es ganarse la confianza del consumidor, y esto es posible a través de un proceso de fidelización del cliente, recordemos nuevamente que ya la promoción fría y calculada de algún producto no funciona, o al menos no es lo que se puede dejar ver.

Al contrario se necesitan ideas que aunque estén cuidadosamente construidas den la sensación de ser espontáneas, cercanas, y cálidas.

Ángel Velázquez

Ángel Velázquez

Comunicador Social bilingüe especializado en el área audiovisual para la creación de contenidos de medios digitales y tradicionales. Asesor de proyectos comunicacionales, marcas personales y corporativas, entrenador en neuro oratoria y comunicación efectiva empresarial.

Deja un comentario